Category Archive Casos Clínicos

Inhalación de una espiga en perros – Caso Clínico

¡Cuidado con las espigas!

Con el verano llegaron las espigas y aunque la gran mayoría afectan a la nariz y  los oídos algunas pueden recorrer la totalidad de las vías respiratorias y alojarse en los pulmones tal como le sucedió a Leo, un simpático y travieso perrito que luego de varios días de haber ido de paseo a la montaña comenzó a manifestar dificultad para respirar y su estado de ánimo ya no era el mismo.
 

Lobectomia pulmonar por espiga

El equipo del Hospital Veterinario Garbí indicó realizar una traqueobroncoscopia y Tac de tórax en donde se vió afectado un lóbulo pulmonar y la principal sospecha era un cuerpo extraño vegetal, por lo se realizó una cirugía torácica para extraer dicho lóbulo pulmonar.
 

Tac de la zona afectada

Pulmón lesionado con la espiga extraída

Tubo torácico

 
La cirugía fué todo un éxito y la recuperación de Leo fué instantánea. Después de los controles de rutina quitamos los puntos de la herida y Leo ya estaba listo para volver a sus andanzas!
 
 
Las espigas son uno de los problemas más habituales en perros en esta época del año. Debido a su forma de flecha con punta afilada, es muy fácil que se claven en la piel, ojos, orejas o naríz de nuestra mascota. En estos casos es muy importante actuar con rapidez para evitar complicaciones graves. Podéis consultar aquí qué síntomas pueden aparecer si tu mascota se ha clavado una espiga.
 
Si sospecháis que vuestra mascota puede haber inhalado una espiga debéis poneros en contacto con vuestro veterinario lo más rápido posible para valorar la situación y evitar que corra peligro. Para cualquier consulta o pedir una cita nos podéis llamar al Hospital Veterinario Garbí al teléfono 93 759 15 70.

Tos de las Perreras, qué es, síntomas y prevención

Atrás quedan los días calurosos de sol y playa, de baños en lagos o pozas, de excursiones por la montaña y noches de vivac al aire libre. Y es que ahora nos viene otra época bonita del año, el otoño. Las temperaturas ya están bajando y ya podemos presentar los primeros síntomas de resfriados.

En nuestras mascotas también puede aparecer esta sintomatología de tos, mocos y conjuntivitis. A menudo nos encontramos en la consulta a propietarios que nos llaman o nos vienen a ver asustados para que su mascota parece que “se haya clavado algo en el cuello y lo quiera sacar”.
Los perros pueden presentar una tos seca que, a menudo, termina con un vómito blanco espumoso muy denso como si fuera clara de huevo montada a punto de nieve. Esta espuma no es un vómito real sino que es una secreción traqueal que se produce cuando hay inflamación.

 

¿Qué es la tos de las perreras?

Estos resfriados están producidos por un virus que se replica en la mucosa del cuello y causa inflamación de las vías aéreas altas. Al ser un tejido inflamado es fácil que las bacterias que se encuentran de manera habitual en el tracto respiratorio proliferen y causen infecciones secundarias. Debido a la inflamación, también pueden aparecer décimas de fiebre y malestar y, en algunas ocasiones, podría desencadenar en una neumonía.

¿Cómo se diagnostica?

En el protocolo de diagnóstico de esta enfermedad es importante realizar una buena exploración física con una auscultación meticulosa para detectar afectación pulmonar.
Se hace uso de la radiografía digital para profundizar más en las patologías que producen tos y que pueden ser más graves.

 

Tratamiento

La tos de las perreras suele ser una enfermedad leve, autolimitante (que se cura sola) pero que puede ser muy alarmante por el propietario y puede tardar tiempo en desaparecer. A menudo los profesionales administran antiinflamatorios y antibióticos (en caso de que se complique con infección bacteriana o sea la causa) para mejorar el bienestar del paciente. Se recomienda hacer reposo y evitar situaciones de estrés.

 

Prevención

Existen en el mercado vacunas para combatir esta enfermedad aunque, hasta el momento, su eficacia es reducida. Lo más aconsejable es que en épocas donde suelen haber brotes se eviten zonas de aglomeración de perros como los pipicans.

Si aparecen síntomas como los que hemos descrito se recomienda que un veterinario revise su mascota.

Para más información nos puede llamar al 93 759 15 70 o venir a ver en la Carretera NII km 643 de Cabrera de Mar. En el Hospital Veterinario Garbí estamos las 24 horas del día los 365 días del año a disposición de sus mascotas.

Paciente con politraumatismo – Caso clínico

 

Empezamos la semana presentándose el caso de Kira, una cachorrita de Golden que, con tan sólo 9 meses, ha tenido que luchar para recuperarse de un politraumatismo muy grave.

La semana pasada la Kira fue atropellada por un camión y, como consecuencia del trauma, desarrolló una hemorragia pulmonar que comprometía gravemente su vida. Inmediatamente fue referida al Hospital Veterinario Garbí donde el equipo de UCI (cuidados intensivos) puso en marcha el protocolo para pacientes con politraumatismo.

 

 

 

Este tipo de pacientes son especialmente delicados, ya que presentan muchos de sus sistemas afectados que deben tratarse individualmente y por orden de prioridades, además de estar preparados para detectar y controlar todas las complicaciones que pueden aparecer durante las primeras 48 horas (como hemorragias cavitarias).

 

En este caso teníamos una hemorragia pulmonar severa y una afectación a la médula espinal. Después de 72 horas hospitalizada con monitorización continua y medidas activas para paliar la hipoperfusión, Kira ya se encuentra en casa con su familia haciendo reposo y terminando de recuperar la movilidad.

Todo el equipo del Hospital Veterinario Garbí y, en especial, el Servicio de Hospitalización y Cuidados Intensivos, se siente orgulloso y feliz de la rápida remontada que ha hecho esta luchadora!

Muchos ánimos Kira !!